Siguenos en:
 Ingresar  Registrarme  

CÓDIGO DE ÉTICA

Ver más »

Quieres ayudar a los animales?

Ver más »

Reciclando, salvas vidas!. Dona!

Ver más »

Reconocimientos.

Amor por los animales Bolivia vio la necesidad de crear un Código de Ética para:

Fortalecer una cultura ética y de servicio.

Para alimentar un diálogo reflexivo sobre unos ideales de convivencia, integración, inclusión, participación, solidaridad y democracia.

Para avanzar hacia la construcción del bien común.

Para reseñar el proceso vivido en la Fundación Amor por los animales Bolivia que permitió crear este Código de Ética.

Para que nos reconozcamos mutuamente y sigamos construyendo mayores oportunidades para los animales.

Para que la función de los voluntarios/as, miembros de APLAB se rija por las acciones y emociones, para quienes el servir a los animales dan sentido a sus vidas.

Influir en la planificación, la gestión de operaciones y en los procesos de mejoramiento institucional, atendiendo el marco legal que la rige.

Responder a un proceso participativo que impulsa APLAB a travEacute;s de distintas actividades encaminadas a construir una cultura ética a favor de los animales entre los miembros voluntarios.

Atender los requerimientos del Modelo Estándar de Control Interno, guía que incluye los acuerdos, compromisos y protocolos éticos para generar y fortalecer una conciencia de control en APLAB.

La motivación y la interiorización de cada uno de estos valores éticos en nuestras actividades diarias, nos debe llevar a la reflexión frente a su aplicación en nuestro comportamiento como miembros voluntarios en una gestión transparente.

Los Fundadores de Amor Por Los Animales Bolivia establecen como principios éticos el respeto, la justicia y la honestidad; estos valores luego fueron ampliados a 9 principios fundamentales.

El respeto se acoge siempre a la verdad; no tolera, bajo ninguna circunstancia, la mentira y repugna la calumnia y el engaño".

El respeto exige un trato amable y cortés; el respeto es la esencia de las relaciones humanas, de la vida en comunidad, del trabajo en equipo, de cualquier relación interpersonal.

El respeto es garantía absoluta de transparencia.

El respeto crea un ambiente de cordialidad y seguridad; permite la aceptación de las limitaciones ajenas y el reconocimiento de las virtudes de los demás.

El respeto evita las ofensas y las ironías; no deja que la violencia se convierta en el medio para imponer criterios.

Reconoce la autonomía del cada ser humano y acepta el derecho a ser diferente. Una de las compensaciones de esta vida es que ningún hombre puede tratar sinceramente de ayudar a otro sin ayudarse a sí mismo Ralph Waldo Emerson.

Como valor ético, que entraña un proyecto de perfeccionamiento humano, la solidaridad surge, en primer lugar, del reconocimiento de que todos los seres humanos estamos hechos de la misma sustancia.

Si estamos hechos de la misma sustancia y, por consiguiente, nada de lo humano nos es ajeno, todas las personas estamos en condiciones de comprender el dolor, la pena y la desventura de los demás; capacitados para asumir, como propias, las demandas de los otros.

En este sentido, ser solidarios y solidarias es reconocer en cada quien su dignidad humana, su valor intrínseco

En una sociedad donde se pierden los valores y crece la desconfianza, la integridad es un desafío impresionante en los negocios, la familia, el estado y la Sociedad en general.

La palabra integridad implica rectitud, bondad, honradez, intachabilidad; alguien en quien se puede confiar.

"El hombre honesto no teme la luz ni la oscuridad" Thomas FulleR (1610-1661).

Una de las cualidades que más buscamos y exigimos de las personas es la honestidad. Este valor es indispensable para que las relaciones humanas se desenvuelvan en un ambiente de confianza y armonía, pues garantiza respaldo, seguridad y credibilidad en las personas.

Los valores deben primero vivirse personalmente, antes de exigir que los demás cumplan con nuestras expectativas

Es la base fundamental para el desarrollo claro, oportuno, eficaz y eficiente de las y los miembros voluntarios de APLAB, con el fin de conocer y asumir las funciones encomendadas para hacer una excelente gestión y obtener un resultado positivo a favor de los animales.

La justicia es ética, equidad y honradez. Es la voluntad constante de dar a cada quien lo que es suyo.

Es aquel sentimiento de rectitud que gobierna la conducta y hace acatar y atender, debidamente, todos los derechos de los demás.

Tiene como fin supremo lograr el respeto de los derechos colectivos e individuales de todas las personas que integran la sociedad.

Induce acciones específicas que buscan premiar o sancionar la conducta humana, en proporción igual al bien o al daño causado por dicha conducta.

Ser probo es ser transparente, auténtico y actuar de buena fe. En este sentido, la probidad expresa respeto por uno mismo y por los demás, y guarda estrecha relación con la honestidad, la veracidad y la franqueza.

Como la probidad está asociada a la honestidad, la verdad y el respeto, entre personas probas cualquier proyecto humano es más fácil de realizar porque la confianza colectiva que esas cualidades transmiten, se transforma en una fuerza de inmenso valor. De ese modo, la probidad fortalece la vida en comunidad.

"El hombre en todo momento es responsable. Su éxito no está en las estrellas, está dentro de sí mismo". Frank Curtis Williams.

Es hacernos cargo de las consecuencias de las palabras, las decisiones y los compromisos, y, en general, de los actos libre y voluntariamente realizados, no sólo cuando sus resultados son buenos y gratificantes, sino también cuando nos son adversos o indeseables.

Asimismo, es la forma como hacemos realidad nuestros objetivos, cuando sabemos priorizarlos y somos capaces de ponerle conciencia, entusiasmo, autodisciplina y diligencia a lo que hacemos, sin necesidad de ser supervisados. Es la cualidad que define a una persona íntegra y recta; a alguien que cumple sus deberes sin fraudes, engaños ni trampas.

Es coordinar e integrar esfuerzos entre varias personas para lograr un resultado; desembarcarse colectivamente en una misma causa.

No obstante, para que haya trabajo en equipo no es suficiente con que nos identifiquemos con los objetivos, las metas y las normas acordadas; es preciso, además, que compartamos unos valores y principios éticos mínimos.

El trabajo en equipo necesariamente exige solidaridad, vocación de servicio, equidad, autonomía, respeto, responsabilidad, participación, diálogo, concertación y autodesarrollo.

El trabajo en equipo fomenta la creatividad, la motivación y el liderazgo colectivo.

APLAB   S.T.A.R. Ver más »
Esterilizaciones Ver más »
Ayudando a los Animales Ver más »
Educación Ver más »